lunes, octubre 15, 2007

MOMENTOS Y SOBRECARGAS

7 comentarios:

Palomares dijo...

Yo siempre he pensado que esa era la única función útil de los cigarrillos: poder salir a los balcones o afuera y quedarse callado mirando las estrellas sin que la gente piense que eres medio gilipollas. Y darle interés a los músicos de jazz, claro, eso también.

CHALKIRIA dijo...

En eso de que mirar las estrellas (sobre todo en ciudades) desde el balcón sin fumar parece de gilipollas (o de estar buscando guerra), te doy la razón... pero lo del jazz no lo entiendo si estás en el escenario. Menos aún si eres de cualquier instrumento de viento. Ya me cuesta ver a los guitarristas con el cigarro entre las cuerdas del clavijero, que parece que va a arder aquello de un momento a otro.

Palomares dijo...

Mujer, quien dice ver estrellas dice salir a dejar que pase el tiempo.

Sobre lo de los músicos de jazz, échale un google a William Claxton. Y repasa al Wong Kar Wai, también.

CHALKIRIA dijo...

Anda, Palomares, no me tengas en cuenta esos comentarios que se hacen a horas en las que el quinto café no ha caído.

Supongo que hablas de la fusión del humo y la música, y con el jazz en particular. Yo la imagino en un cuchitril parisino (del lado de Acá), bajito, casi inaudible, para que el vecino de arriba no se queje a los gendarmes. Entre mate y Gauloises.

:)

Y clavado lo de Wong Kar Wai.

Palomares dijo...

Sip, con Cortázar dan unas ganas de fumar horrorosas.

Luisru dijo...

Por cierto, chicos, si no habeis visto el capítulo de Wong Kar Wai que se incluye en la peli 'Eros' ya estáis tardando. Los otros dos no valen gran cosa pero el de este tipo es una pequeña obra maestra. Y hay mucho humo.

CHALKIRIA dijo...

Anotado queda